domingo, junio 03, 2012

¡NO! ¡EL ESPECTADOR NO!





Pregúntenle a mis a mis amigos. Ellos les confirmarán que pertenezco a la categoría de suscriptor militante. Disfruto y defiendo a El Espectador como lo que considero que es: el más serio entre los diarios de Colombia.

Sí. Claro. No es que me encante encontrar algunos publirreportajes disfrazados de noticia, pero es un mal que estoy dispuesto a soportar si ello garantiza la viabilidad económica del periódico.
Obvio. Frunzo el ceño cada vez que en la primera página en lugar de las inteligentísimas portadas a las que nos suele acostumbrar, encuentro una camioneta en promoción o la publicidad de un condominio. Pero no paso del seño fruncido: la línea editorial, los columnistas, el estilo del diario, me permiten pasar sin pataletas fundamentalistas por encima de esas incomodidades.

Pero muchachos. Con todo el cariño, permítanme decirles que su última pastilla relacionada con las concesiones publicitarias no estoy dispuesto a tragármela. Llegó con  El Espectador del sábado 2 de junio en un pasquín retardatario llamado APUNTES DE FAMILIA y editado por la Universidad de la Sabana (léase Opus Dei). Un memorial de parrafadas impresentables enarbolando la visión troglodita de familia que defiende la iglesia católica.

Claro. Ya todos sabemos que para la iglesia y sus escuderos no existe otra definición de familia que la unión de un hombre y una mujer. Así que el hecho de que lo repitan tan incesantemente en la publicación resulta desagradable pero nada sorpresivo. No podría esperar otra cosa.

Sin embargo cuando llegan al tema de la anticoncepción el asunto es para agarrarse de la silla:

<< No se puede decir que hay entrega total cuando “me reservo la entrega de mi fidelidad, cuando no quiero entregar mi capacidad reproductiva”. Cuando se reserva dicha capacidad en la unión sexual, por el medio que sea, se corre el riesgo de convertir a la otra persona en un simple medio para obtener placer. (...) Si se le quiere dar lo mejor a la otra persona porque se le ama, ¿qué puede ser mejor que entregar todo el ser, lo que incluye también la fertilidad?, esto con la consecuencia de verse materializado el fruto del amor de la pareja en un hijo. >>

¡Me quedo boquiabierto!  Y no porque esté desacostumbrado a leer y escuchar imbecilidades de este calibre de parte de la iglesia y sus jerarcas. Todo lo contrario. En la medida en que se hacen conscientes de la inoperancia de su discurso y de la inevitable planadora histórica que sepulta sus posturas retardatarias, no hacen más que agudizar sus pataletas discursivas y alimentar con ello la espiral de su desprestigio.
No. No me sorprendió leer lo que leí. Lo que me llenó de perplejidad fue leerlo en un inserto de El Espectador: un espacio con una línea editorial históricamente respetable y asociada con el librepensamiento.

Sí. Entiendo que el periódico debe sobrevivir y de hecho aplaudo que lo esté haciendo de un modo tan eficiente. Sin embargo que en su carrera por la supervivencia se preste como plataforma validadora para el discurso bárbaro del Opus Dei, me resulta trágico.

:::

Imagen tomada de  http://www.google.com.co/imgres?hl=es&client=firefox-a&hs=QiC&sa=X&rls=org.mozilla:es-ES:official&biw=1600&bih=836&tbm=isch&prmd=imvns&tbnid=CwmcHhv8xrlLUM:&imgrefurl=http://www.4-72.com.co/index.php%3Foption%3Dcom_k2%26view%3Ditem%26id%3D256%26Itemid%3D390&docid=JXjO4H7wVUXBLM&imgurl=http://www.4-72.com.co/files/Espectador%252520-%252520Estampilla%252520Vocedor.jpg&w=5000&h=4040&ei=k3DLT-CGN5PhggfPivnOBg&zoom=1&iact=hc&vpx=1230&vpy=345&dur=400&hovh=147&hovw=182&tx=108&ty=71&sig=100425191629792333843&page=1&tbnh=147&tbnw=182&start=0&ndsp=36&ved=1t:429,r:16,s:0,i:140

domingo, mayo 20, 2012

CARTA ABIERTA A LOS CEREBROS CERRADOS


CARTA ABIERTA A LOS CEREBROS CERRADOS DE LA UNIDAD INVESTIGATIVA DE EL TIEMPO

Señores de la Unidad Investigativa de El Tiempo:

Encuentro en la edición de su diario del 20 de mayo de 2012 un artículo que esconde una vergonzosa perla que refuerza estereotipos discriminatorios sobre algunos sectores de la sociedad.

Se trata del artículo titulado “El señalado agitador de la Universidad de Antioquia no se deja sacar”, sobre el estudiante Gabriel Bocanumenth y su más reciente estrategia para evitar ser expulsado de la Universidad luego de ser reconocido como agitador profesional, de haber tardado 19 años en graduarse de Derecho y de haber iniciado una nueva carrera que, a su ritmo reconocido de estudio, le llevará 8 años más.

Rescato la importancia de exponer ante la opinión estos casos aberrantes y comparto la indignación del público ante la inoperancia de un sistema que cobija a quienes se amparan en sus falencias para perpetuarse de un modo desvergonzado. 

Dicho esto, debo señalar que mi indignación por el caso se convirtió en indignación contra el redactor de la nota luego de leer el siguiente párrafo: “Según el fallo, el universitario, de 47 años -un ateo declarado, varias veces detenido en manifestaciones-, no infringió ninguna norma universitaria porque no usó la violencia.”

¡¿Qué carajos tiene que ver su condición de ateo en el desarrollo de la situación descrita y qué elemento periodístico aporta a la noticia diferente al de reforzar los estereotipos que estigmatizan a la población no creyente?!

No profundizaré en un argumento que como periodistas deben conocer a profundidad: el comportamiento ético y la confesión religiosa no tienen en absoluto relación alguna, salvo en los casos donde ciertas creencias refuerzan comportamientos discriminatorios y sectarios. Sí los invitaré, para dejar claro mi punto, al siguiente ejercicio clarificante: reemplazar en el mencionado párrafo la palabra ateo por cualquiera que represente una subpoblación estigmatizada, releerlo y preguntarse cómo suena en su cabeza. Por ejemplo:

“Según el fallo, el universitario, de 47 años -un negro reconocido, varias veces detenido en manifestaciones-, no infringió ninguna norma universitaria porque no usó la violencia.” o “Según el fallo, el universitario, de 47 años -un homosexual declarado, varias veces detenido en manifestaciones-, no infringió ninguna norma universitaria porque no usó la violencia.”

¿Qué respuesta creen ustedes que recibirían de la opinión general si en cada noticia se resaltara la creencia religiosa de sus protagonistas?, por ejemplo:

“El confeso asesino de niños, católico practicante y devoto de la Virgen del Carmen, entregó a las autoridades el mapa del lugar donde descuartizaba a sus víctimas”.

Asumo que errores en la redacción del artículo citado, como la línea “(...) se volvió a declararse perseguido.” responden exclusivamente a inocentes y excusables errores de digitación y no a ligereza para escribir, adjetivar y redactar.

Que El Tiempo presente artículos donde veladamente se refuercen estigmas y estereotipos contra segmentos de la población es absolutamente impresentable. Y vaya la crítica para la totalidad de la Unidad Investigativa y no para el periodista que redacta: si no aparece el nombre del responsable y firman el artículo en un plural protector, pues entonces asuman las responsabilidades también en plural.

**

(Imagen tomada de: http://fostencil.blogspot.com/2008/08/otros-viejitos-que-me-faltaban.html)

martes, mayo 08, 2012

DERECHO



DERECHO

Tenemos en la cabeza
cincelados los derechos,
¡bendita sea, de hecho,
la revolución francesa!
Pero la vaina no es esa
sino que la desmemoria 
se ensaña con nuestra historia
y toca, a grito cantado,
al club del desmemoriado
refrescarle la memoria.

Tenemos derecho a cierta
sobredosis de pecado
y a usar los libros sagrados
para abonar una huerta,
para cuñar una puerta,
para guardar los recibos.
Que tiemblen los erosivos
vendedores de preceptos:
para todos sus conceptos
hay un anticonceptivo.

Derecho a cambiar de trenes
de sexo, de dios, de idea,
de superhéroe, de aldea,
de equipo, de amor, de genes;
y el que no le guste tiene
como todo analfabeta
derecho a su pataleta
hasta que un buen ciudadano
de Constitución en mano
venga y le calle la jeta.

Y tengo derecho ¡ojo!
a expulsar de mi parnaso
a políticos, payasos,
mamertos y boquiuflojos;
un mandamiento yo escojo
de aquí al dintel de mi fosa:
amar a todas las cosas
por encima de dios padre,
griten, escupan o ladren
los que nos ponen esposas.

Derecho a esquivar los podios
a eludir las competencias
a valorar la existencia
no como un ángel custodio
para quien un episodio
vale si, a puños y codos,
llego a la meta de modo
que nadie llegue primero.
Más que al mejor zapatero,
busco al más feliz de todos.

A desechar tres razones
para creer en las cosas:
autoridad porque osa
presumir de pantalones,
revelación pues supone
que tu inteligencia es nada
y tradición por su helada   
lección  de autosuficiencia.
Si no me dan evidencias
el resto son babosadas.

Tengo derecho a reírme
de quien se emborrache y luego
biblia en mano, lance fuego
contra el cannabis y afirme
que hace falta pulso firme
para salir adelante.
Quien chupe anís embriagante
y hable de hierba espantosa
sólo es una de dos cosas:
muy falso o muy ignorante.

A que el amor me conmueva
sin importar el estuche,
a que los curas escuchen
desde el sopor de su cueva
el son de la luna nueva
bailado por dos mujeres.
¿Querías borrar placeres
y arrebatarnos el saldo?
¡pues tenga señor del caldo
las dos tazas que no quiere!

Derecho a que no me digan
cuál es el modo correcto,
cuál el camino perfecto,
dónde vaciar la vejiga,
ni Castro ni Ronald Reagan
ni Bakunín, ni sor Juana;
tengo derecho a una sana
vocación por la estampida
y a dilapidar mi vida
como se me dé la gana.

**


Imagen tomada de ( http://generarcambiosenlaspersonas.blogspot.com/2010/11/la-igualdad-de-oprtunidades-como.html)

jueves, abril 19, 2012

SÓLO


SÓLO

Sólo la busco si me reta a duelo.
Sólo la extraño cuando mal me trata.
Sólo me aburre si habla de Cohelo.
Sólo me extingue el fuego si es beata.

Sólo le quito puntos si va a misa.
Sólo me desmotiva si me premia.
Sólo me pudre el alma si es sumisa.
Sólo me decepciona si es abstemia.

Sólo me amarra si es indiferente.
Sólo me da calor si no me abriga.
Sólo me excita si es inteligente.

Sólo le doy amor si no mendiga.
Sólo le creo todo si me miente.
Sólo voy a la cama si es mi amiga.

 ***
(Imagen tomada de http://www.redilustradoresecuador.com/tania-bruegger-marquez/mujer-8-de-marzo-2011)

jueves, marzo 29, 2012

A PROPÓSITO DE "THE HELP"


Viendo la película (acá se presenta como "Vidas cruzadas"), recordé este soneto.

LAS VEO LOS DOMINGOS

Para Magaly, celestina de mi cobarde adolescencia.

-

Las veo los domingos lanzarse en desbandada

al Parque de Bolívar y sus alrededores.

Deambulan entre zombis, coquetas, perfumadas,

buscando vallenatos desentristecedores.

-

Se llaman Leidy, Yeny, Niní, Maria Dolores.

Nacieron en Lorica, Sahagún o Salamina.

Hoy duermen en Laureles, Belén, Conquistadores,

y sueñan con novelas, detrás de la cocina.

-

Mulatas Cenicientas del siglo veintiuno,

de sábado en la tarde a domingo en la mañana

mudándose a unos bíceps que calmen el ayuno.

-

Antes de que otro lunes empolve las ventanas

tendrán, si hay buena suerte y el clima es oportuno,

un beso que las lleve de vuelta a La Sabana.

-
-

(Imgen tomada de http://palabrademujer.wordpress.com/tag/oscar-2012/)

***

domingo, marzo 18, 2012

¡QUÉ TONTOS!

Qué tontos los cantantes de la tierra
colgando su retrato en los salones,
jurando que al cantar ganan la guerra
que pierde Alí Babá con sus ladrones.

El mundo sufre más que por canciones,
los niños no degluten poesía:
¿qué hacemos subastando redenciones
o izando en un acorde la utopía?

Cantar es convertirnos en esporas
que esparcen, si es que llueve, su secreto.

¡Qué loco que nos prendan veladoras
y vengan a exigirnos amuletos
si no existen canciones salvadoras
ni penas que se curen con sonetos!


***

lunes, marzo 12, 2012

DICEN AMOR

*

Dicen amor, pero es amor al cliente.

Su blues de la igualdad es pura paja:

señalan con el dedo al diferente

y al disidente un golpe y a la caja.

*

Miran alrededor, se hacen los bobos;

practican sonreír mientras patean.

Qué importan las verdades de los lobos

mientras haya un rebaño que les crea.

*

Su plan ante el placer, que no despierte

y ante la libertad, hacerla trizas;

¡Cómo dejar las culpas a su suerte

si pueden convertirlas en divisas!

Detrás de cada pánico a la muerte

hay un cura cagado de la risa.

jueves, enero 13, 2011

LA INSTITUCIONALIZACIÓN DE LA IMBECILIDAD




LA INSTITUCIONALIZACIÓN DE LA IMBECILIDAD

Al principio, y parece un recuerdo brumoso en un pasado remoto, lo que estaba prohibido transportar en los aviones eran las armas.

Luego, cuando llegó el terrorismo del narcotráfico, al afectuoso toqueteo policial se sumó una olfateada de perro: se buscaban, además de las armas, explosivos.

Pero luego llegó ese 11 de septiembre que supuestamente cambió la historia, (en especial si entendemos por historia la visión semianalfabeta del mundo que tiene el gringo promedio y por cambio su novedosa sensación de inseguridad) y desde entonces la paranoia imbécil no se ha detenido.

Esta semana, en el aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México se nos prohibió el ingreso de un molcajete a la cabina del avión en nuestro equipaje de mano. El molcajete es una especie de mortero tallado en piedra volcánica para triturar especias que traíamos para nuestra cocina con el fin de maquillar la condición de chefs inexpertos con el uso, al menos, de utensilios llamativos.

Sabía de la prohibición de transportar líquidos, aunque nunca la entendí. ¿A quién carajos se le ocurriría asaltar un avión esgrimiendo un Chanel N°5 o esparciendo laca de pelo en los ojos del capitán?

Sabía de la prohibición de los cortaúñas, aunque tampoco la entendí. ¿En serio alguien considera que la cabina de un Airbus tiene el mismo nivel de accesibilidad que un uñero?

Si. Lo sé. El trasto este que intentaba llevar a mano consiste, palabras más palabras menos, en un par de piedras bien pesadas con las que sin duda alguna y a diferencia del cortaúñas y el shampoo, podrías hacer trizas el cráneo de un piloto desprevenido. No se me pasó ese detalle. Y si así hubiera sido, ahí estaba el oficial mal encarado para recordarme con voz postiza que el impedimento radicaba “en el carácter contundente del objeto”. Como quien dice: si descalabra, no pasa.

Pero todo estaría muy bien si no fuera porque una vez que te quitan los objetos contundentes en el filtro de ingreso, puedes pasar a las tiendas del aeropuerto y comprar, como de hecho lo hicimos, todas las botellas de licor que quieras e ingresarlas a la cabina sin impedimento alguno.

¡Coño! ¿No han visto las películas? ¿No saben que el tequila te puede romper la cabeza no sólo metafórica sino realmente? ¿Desconocen que una botella de Gato Negro es tan peligrosa por su sabor como por su carácter de garrote?

¿Y son tan burros realmente? ¡Claro que no! Simplemente son víctimas de la imbecilidad institucionalizada. Esa que se ve en todos nuestros países y a la que terminamos acostumbrándonos porque se convierte en parte del paisaje.

Nosotros tuvimos que regresar al mostrador de la aerolínea y aforar nuestro molcajete.

El oficial nos vio reingresar, satisfecho, sin el instrumento asesino en nuestras manos.

La chica de la tienda nos vendió las botellas de mezcal que luego la aeromoza nos ayudó a acomodar en los compartimentos del avión.

El mundo siguió su marcha.

Y podría jurar que en algún lugar del mundo George Bush sonreía.

****

Imagen tomada de: http://www.google.com.co/imgres?imgurl=http://4.bp.blogspot.com/_MEfSla7KGiU/S65N1yZ81KI/AAAAAAAAAAw/SK7LozN0CD8/S692/molcajete.jpg&imgrefurl=http://molcajetedeideas.blogspot.com/&usg=__MAYuk8pvz3xxtzed2lnNUYQdvCA=&h=331&w=391&sz=17&hl=es&start=0&sig2=MIGSjlZkLWwzguzTPel9kQ&zoom=1&tbnid=WG55wUz8BF1oDM:&tbnh=153&tbnw=154&ei=7V4vTejZI8bpgAf4grFa&prev=/images%3Fq%3Dmolcajete%26um%3D1%26hl%3Des%26client%3Dfirefox-a%26rlz%3D1R1GGGL_es___CO357%26biw%3D1600%26bih%3D774%26tbs%3Disch:1&um=1&itbs=1&iact=hc&vpx=635&vpy=261&dur=292&hovh=177&hovw=209&tx=152&ty=93&oei=nF4vTe_3B4udgQfcl_T2CA&esq=11&page=1&ndsp=30&ved=1t:429,r:11,s:0